Todos los perros cuando son cachorros tienen más o menos el mismo comportamiento lúdico. El juego es necesario para su integración social en la camada y sobre todo en la estructura social jerárquica en la que posteriormente vivirán.

Pero como juegan los cachorros? A veces da miedo. Se harán daño, son agresivos? Te has preguntado el porque mis cachorros se muerden entre ellos?, mis cachorros juegan mordiendo, o como saber si los perros juegan o se pelean??

La agresión es otra forma de ejercitar el comportamiento lúdico: con el enfrentamiento y las peleas los cachorros se miden en poderío físico, es la forma de determinar quien comerá más y primero o quien se apropiará del hueso o la pelota.

Si el cachorro resulta dominante y seguro entonces la posesividad y el poder le convertirá en un cachorro con tendencia al liderazgo, de lo contrario será un cachorro con tendencia a la sumisión.  Lo que denominamos en una manada de lobos “lobo alfa” y “lobo omega”.

Qué hacer con el cachorro sumiso?

El problema puede venir cuando lo que deseamos es que el cachorro especialmente sumiso no siga perdiendo su poca confianza. Para esto es recomendable separar a los cachorros débiles o sumisos de los dominantes, de esta forma los cachorros sumisos se organizarán en jerarquía y volverán a tener un líder, algo que no habría pasado si hubieran seguido estando con los dominantes.

Separaremos al líder y volveremos a dejar que surja otro nueve jefe, por lo que de esta forma permitiremos que todos los cachorros pasen por este escalafón y tengan la posibilidad de no verse deteriorados en su seguridad y en su confianza en sí mismos.

Qué hacer con el cachorro dominante?

Si, por el contrario, lo que queremos es bajar la dominancia de los líderes, separaremos a éstos poniéndolos en separado con ejemplares mayores en edad que puedan detener los ánimos de poder del osado cachorro.

De todas formas, siempre habrá el cachorro que por su naturaleza o genética tienda al liderazgo y otro que tienda a la sumisión, y este truco sólo sirve para no acrecentar dichas actitudes.